vuelve

Detalle de la noticia

Imatge 4212053

El nuevo decreto ley aprobado por el Govern permitirá que el sector de la restauración mejore sus instalaciones de manera ágil

El conseller Negueruela se reúne con PIMEM Restauración para explicar los detalles de la medida

El conseller de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, Iago Negueruela, y la directora general de Promoción Económica, Emprendimiento y Economía Social y Circular, Vanessa Rosselló, se han reunido este jueves con representantes de PIMEM Restauración para explicar en profundidad el decreto ley aprobado esta semana por el Consejo de Gobierno. A la reunión han asistido, por parte de la patronal, Gustavo de Vicente, gerente de PIMEM, y Eugènica Cusí, presidenta de la asociación de restauración.

Negueruela ha tenido así la oportunidad de dar detalles sobre las medidas a las cuales, a partir de ahora, el sector se podrá acoger. La principal es el hecho que los establecimientos de restauración podrán optar a una mayor agilidad administrativa para mejorar y modernizar sus instalaciones.

Con el decreto ley aprobado miércoles, los restaurantes podrán realizar actuaciones de mejora que impliquen obras de ampliación de hasta un 15%, siempre dentro de su parcela. El conseller ha recordado que esta medida representa un incremento en la edificación muy ligero respecto de la anterior normativa, aprobada en 2017, que permitía ampliaciones del 10%. Los establecimientos que ya usaron la anterior norma para mejorar sus instalaciones, no podrán acogerse a esta nueva medida.

Además de la restauración, también pueden pedir las solicitudes de modernización los establecimientos turísticos, de entretenimiento, de recreo, deportivos, culturales o lúdicos. Las actuaciones de mejora permitirán que los establecimientos se adapten mejor a las necesidades de distancia personal derivadas de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19.


CAMBIO DE USO DE ESTABLECIMIENTOS OBSOLETOS

En la reunión, la primera de una ronda donde Negueruela se encontrará con entidades y agentes afectados por el decreto ley, también se han debatido otras medidas de la normativa, como el hecho que los establecimientos de restauración que estén obsoletos se puedan transformar en viviendas de protección oficial, instalaciones sanitarias o infraestructuras relacionadas con la innovación y la ciencia.

En este sentido, el conseller también ha recordado durante la reunión que este cambio de uso viene acompañado de un control social del urbanismo: en todos los casos, será necesario un informe favorable del ayuntamiento del municipio en que se encuentre y el visto bueno de una comisión que estará formada por el Gobierno, los sindicatos y las patronales. Para hacer efectivo el cambio de uso, será necesario el voto unánime de esta comisión.

En caso de que este cambio de uso sea solicitado por un establecimiento turístico, Negueruela ha insistido en la idea que las plazas turísticas no son recuperables, es decir, no se pueden vender con el cambio de uso. De hecho, si se renuncia a ellas, las plazas perdidas no entran de nuevo a la bolsa de plazas y, por lo tanto, se pierden, generando, de facto, una reducción de plazas turísticas.


FOMENTO DEL TURISMO FAMILIAR

Otra de las medidas que recoge el decreto ley es el fomento del turismo familiar en un periodo de baja demanda y actividad, permitiendo que las familias puedan compartir habitación con sus hijos e hijas de hasta 15 años, una realidad que ya se da en otros muchos destinos europeos. Hasta ahora, la normativa permitía que los menores de 12 años se alojaran con sus padres, de forma que la modificación supone ampliar las facilidades para las familias y, a la vez, adaptar la normativa al mercado.

Se trata, entonces, de una medida más dirigida a fomentar un turismo familiar en detrimento del turismo de borrachera, un modelo contra el cual el Gobierno ya actuó el pasado mas de enero aprobando un decreto ley que lo restringía enormemente. De hecho, la normativa presentada esta semana penaliza todavía más este tipo de turismo, puesto que prohíbe en todos los establecimientos turísticos los autodispensadors de alcohol fuera de las comidas o cenas.