vuelve

Detalle de la noticia

Imatge 4205411

COVID-19: La atención del servicio 24 horas para mujeres víctimas de violencia machista ha aumentado un 15 % durante el confinamiento

La consellera Pilar Costa ha explicado las actuaciones en materia de igualdad llevadas a cabo durante el estado de alarma

La consellera de Presidencia, Cultura e Igualdad, Pilar Costa, ha comparecido hoy ante el Parlament de las Illes Balears, a iniciativa propia, para dar cuenta de las principales líneas de actuación que ha llevado a cabo la conselleria en relación con la crisis provocada por la COVID-19. Estas se han basado en tres ejes: una mayor difusión de los servicios de atención, la coordinación entre las diferentes instituciones y la ampliación de la atención por parte del servicio 24 horas de apoyo y acompañamiento a las víctimas de violencia machista y a sus allegados.

Tal y como ha explicado la consellera Costa, la situación de confinamiento que ha llevado implícita el estado de alarma en que nos encontramos desde el pasado 14 de marzo ha provocado un mayor riesgo para las mujeres víctimas de violencia machista. "Así se alertó desde el principio por parte del Institut Balear de la Dona y así también lo demuestran las cifras de atención del servicio 24 horas", ha indicado.

 

Más casos identificados

"Desde el 14 de marzo, día del inicio del estado de alarma, hasta el pasado martes, 5 de mayo, el total de llamadas al servicio de atención 24 horas ha sido de 569. Si comparamos este dato con el mismo periodo de 2019, en que se registraron 533 llamadas, comprobamos un aumento del 5 por ciento", ha explicado la consellera Costa. A esta cifra, pero, le tenemos que añadir los 45 mensajes que se han recibido a través de la nueva línea de atención que funciona a través de la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp. El total resultante son 614 demandas de atención, un 15 por ciento más que en el mismo periodo del año 2019.

Otro dato muy significativo es que el 75 por ciento de mujeres víctimas que se han comunicado con el servicio 24 horas era la primera vez que lo hacían. "Es decir, que se trata mujeres que no habían alertado nunca de su situación", ha indicado Costa.

A pesar de la contundencia de los datos, para hacer la comparativa se deben de tener en cuenta varios factores, como el hecho que el año pasado durante este periodo hubo las vacaciones de Semana Santa, una época en que -en parte por la gran afluencia de turistas que reciben las Illes Balears-, también se suelen incrementar muchísimo las demandas de atención. En las cifras de 2020, en cambio, no se incluye población flotante, ya que las entradas y salidas de las Islas por sus puertos y aeropuertos están restringidas y el turismo se encuentra paralizado a nivel mundial.

Por otro lado, la consellera ha destacado que la atención ha aumentado a medida que se alargaba el confinamiento. "Durante la primera quincena de abril se registraron un 21% más de llamadas que la última quincena de marzo y después la atención se ha estabilizado, con un aumento de un 1% en la segunda quincena de abril, si la comparamos con la primera", ha explicado la consellera.

Por franjas de edad, la mayoría de mujeres que han llamado tienen entre 31 y 40 años y son de nacionalidad española. También destaca el hecho que el 14 por ciento de llamadas se han producido para denunciar una situación de emergencia que se ha derivado al 112 para activar los protocolos de intervención.

Otro dato destacable lo encontramos en quien hace la llamada. En un 18 por ciento de casos la ha realizado el entorno a la víctima, un 7 % más respecto del mismo periodo del año pasado. "Esto nos indica que con la convivencia, la entorno a la víctima también es más testigo y más consciente de la situación violenta y se decide a actuar".

Difusión y ampliación del servicio

"Desde el primer día del estado de alarma, una de las prioridades fue la difusión, por todos los canales posibles, de los servicios que tienen a su alcance las mujeres víctimas y su entorno, ya sea para pedir auxilio, como para aclarar dudas, solicitar información o buscar asesoramiento y acompañamiento jurídico o psicológico", ha indicado la consellera.

En este sentido, se ha trabajado para llegar al mayor número de personas posible. Además de llevar a cabo campañas institucionales de difusión de los servicios de atención, "hemos actuado en los espacios que la ciudadanía todavía frecuentaba durante el estado de alarma y el confinamiento más duro: las fincas de pisos y los supermercados". En primer lugar, el IBDONA -organismo adscrito en la Conselleria de Presidencia, Cultura e Igualdad- ha firmado un acuerdo de colaboración con el Colegio de Administradores de Fincas de las Islas Baleares, en el marco del cual se han repartido carteles con la información de los diferentes servicios de atención que tienen a su alcance las des víctimas a las fincas que cuentan con comunidad de propietarios. Por otro lado, se ha llegado a los 274 establecimientos de venta de comestibles de Mallorca, Menorca, Eivissa y Formentera, gracias a un acuerdo con las cadenas Híper Centro, Mercadona y Eroski, que ha llevado esta información a la entrada de todos sus supermercados.

En paralelo a la mayor difusión, también se ha ampliado el servicio. El pasado 28 de marzo entró en funcionamiento una nueva vía de atención a las víctimas de violencia machista, a través de la aplicación de mensajería instantánea Whatsapp al número 639 837 476. "De este modo, se ofrece una alternativa a las mujeres que quieren contactar con el servicio 24 horas pero posiblemente tienen dificultades para hacer una llamada y, además, les da la posibilidad de adjuntar imágenes que pueden servir después como prueba en un proceso judicial", ha indicado la consellera.

Por otro lado, también se ha puesto en funcionamiento la campaña 'Mascarilla-19', gracias a un convenio con el Colegio de Farmacéuticos de las Islas Baleares. Con esta campaña las víctimas que se sientan vigiladas o controladas o en una situación extrema pueden ir a cualquiera de las 443 farmacias que hay en las Illes Balears y pedir una mascareta 19. Cuando así lo hagan, la persona que las atienda se pondrà en contacto con el servicio de emergencias 112 para poner en marcha el protocolo de actuación. Con esta acción se cumplen tres objetivos: ofrecer ayuda a las mujeres que están en una situación de peligro, disuadir los agresores y sensibilizar la población en general para favorecer así una actitud activa de rechazo ante la violencia machista.

La consellera también ha detallado las actuaciones que el Govern ha llevado a cabo para paliar los efectos que esta crisis tiene sobre las mujeres que se encuentran en una situación de más extrema vulnerabilidad, como son las trabajadoras de profesiones feminizadas y de economía sumergida y las mujeres en situación de prostitución o víctimas de trata, que han visto como su situación se ha agravado todavía más debido de al confinamiento.

Finalmente, también ha explicado el trabajo que se ha llevado a cabo de coordinación entre las instituciones, con una constante comunicación con los consells insulars, que tienen transferidas competencias como la atención directa a las mujeres y que durante el estado de alarma han ampliado sus servicios de acogida.