vuelve

Detalle de la noticia

Imatge 4119730

El 84,7% del personal de la Administración, sanitario excluido, hace teletrabajo a causa de la crisis del COVID-19

El acuerdo asumido por el Govern para proteger al personal de la CAIB, garantizar los servicios públicos esenciales y cumplir con las medidas de confinamiento durante el estado de alarma, permite que 17.326 personas estén haciendo trabajo desde sus hogares

Ante la declaración de estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, el Consell de Govern acordó el lunes 16 de marzo establecer medidas organizativas en la función pública con el fin de proteger los empleados y empleadas públicas, garantizar el mantenimiento de los servicios esenciales, y a la vez, cumplir con las obligaciones de confinamiento que se han declarado.

Fruto de estas medidas organizativas, a día de hoy, 17.326 trabajadores y trabajadoras públicas de consellerias y entes públicos adscritos están haciendo trabajo en remoto, desde sus hogares, lo cual supone un 84,7% de toda la plantilla de personal de la Función Pública de esta comunidad autónoma (exceptuando al personal estatutario del Servei de Salut).

En este sentido, hay que destacar el trabajo que se está desarrollando desde la Dirección General de Modernización y Administración Digital para posibilitar el teletrabajo mediante la adaptación de herramientas telemáticas. Reduciendo así el personal que hace trabajo en los servicios de atención al público y potenciando los procedimientos telemáticos.

Por otro lado, para el 15,3% trabajadores públicos que desarrollan sus tareas de manera presencial en sus lugares de trabajo para garantizar los servicios públicos y esenciales (actualmente 3.128 personas), se han adoptado medidas para que las lleven a cabo en condiciones adecuadas de seguridad, para evitar riesgo de contagio. Siempre siguiendo las indicaciones del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de la CAIB.

Entre otros medidas, se garantiza que entre los trabajadores haya como mínimo un metro de distancia entre sí. Esta distancia es la misma para los trabajadores que presten sus servicios de cara al público. Se ha colgado cartelería con la información básica de higiene personal, se han ofrecido guantes de plástico a trabajadores públicos. Se ha limitado la cabida de los espacios comunes y públicos de las consejerías. Y las reuniones se hacen por videoconferencia.

Así mismo, se están desarrollando tareas específicas de limpieza y desinfección en los centros de trabajo de manera periódica para garantizar la seguridad del personal de la administración.

Ante esta situación excepcional, han quedado interrumpidos todos los plazos para la tramitación de los procedimientos del sector público. Esto implica la suspensión de los procedimientos en tramitación durante el periodo de estado de alarma, lo cual permite las restricciones en los registros de todas las dependencias administrativas y en los servicios de atención al público.