vuelve

Detalle de la noticia

Imatge 3913195

Asuntos sociales y los educadores sociales del programa "Altero" establecen los criterios de funcionamiento para este curso escolar

El programa pasa de tener una vigencia anual a tenerla de toda la legislatura para dotarlo de más estabilidad

La conselleria de Asuntos Sociales y Deportes ha reunido hoy a cerca de 40  técnicos educadores sociales de los 30 municipios de Baleares donde este curso 2019-2020 se volverá a aplicar el programa “Alter”.

Según la directora general de Infancia, Juventud y Familias, Marta Carrió, “con esta reunión de los educadores sociales (los técnicos que trabajan en el programa “Alter”) empezamos el curso 2019-2020 de este programa de escolaridad compartida que trabaja con el sector de niños que tienen alguna dificultad en el momento de escolarización, abandono, conflicto social”.

Cabe recordar que el programa de integración social y educativa que llevan a cabo la Conselleria de Asuntos Sociales y Deportes y la Conselleria de Educación, Universidad y Búsqueda se dirige a alumnos matriculados en la etapa de ESO con edades de 14 a 16 años que no se adaptan al sistema educativo, y alterna una escolaridad compartida con actividades eminentemente prácticas (aprendizaje de mecánica, de cocina, de peluquería, de mantenimiento...). La finalidad del programa es facilitar que el alumnado no abandone la actividad académica y/o formativa, y facilitarle formación prelaboral de forma que se garantice el acceso de estos jóvenes al mundo laboral con el máximo de formación posible. Para hacerlo posible este curso 2019-2020, el programa «Alter» contará con la colaboración de 192 empresas.

Convenio a cuatro años

Entre las novedad de este curso destaca que los convenios que se establezcan con los ayuntamientos dejarán de ser anuales y permanecerán vigentes durante toda la legislatura, cosa que dará más estabilidad al programa.

Carrió ha apuntado que “empezamos Alter con 10 plazas más, tenemos un total de 295 plazas en Baleares y empezamos también haciendo una apuesta hacia un modelo de estabilidad. A partir de este año los convenios con los ayuntamiento son a cuatro años el que significa que hacemos una apuesta clara y decidida porque este programa continúe y damos cierta estabilidad en el personal, en las plazas, y en el programa porque se pueda profundizar de una manera más clara y mejor en el perfeccionamiento del programa Alter”.

Hay que recordar que esta formación, que ya tiene 15 años de experiencia, tiene una duración de dos cursos, cada uno de ellos de septiembre a junio. Una vez que acaban los cursos, los jóvenes pueden continuar formándose a través de los estudios de formación profesional básica o bien pueden conseguir una inserción laboral en las empresas donde han llevado a cabo su formación.

Un 87 % de los jóvenes que tuvieron la escolaridad compartida entre su centro educativo de referencia y la empresa donde eligieron hacer las prácticas formativas, a final de curso superó con éxito el examen final.