vuelve

Detalle de la noticia

Imatge 3875376

La Conselleria de Transición Energética y Sectores Productivos impulsará la creación de comunidades de energías renovables en zonas turísticas de las Islas

El proyecto que desde la Conselleria de Transición Energética y Sectores Productivos se presentará a la Comisión de Impulso de Turismo Sostenible, tiene una vocación de crear comunidades locales de energía renovable en zonas turísticas de Baleares que faciliten el cambio de cultura energética, sirvan de modelo para otros lugares y permitan concienciar a residentes, visitantes y sectores empresariales de la importancia de la transición energética. Además, contribuirá notablemente a la consecución de los objetivos que marca la Ley de cambio climático, y fomentará la creación de nuevas dinámicas de colaboración entre vecindarios y sectores empresariales de las zonas turísticas, con la energía como vector de transformación.


Concretamente se plantea la instalación de autoconsumo eléctrico en zonas turísticas que, gestionadas de forma centralizada, permitan proveer de electricidad limpia a establecimientos turísticos, administraciones públicas, viviendas no vacacionales, y con especial atención en los hogares vulnerables.

El conceller Yllanes ha asegurado que “la creación de estas comunidades de energía renovable en zonas turísticas supondrá un gran cambio en el modelo energético de estas islas, poniéndonos al frente de la transición energética pero sin olvidar a los más vulnerables y luchando de forma directa con la pobreza energética”


Para desarrollarlo se hará una convocatoria pública en la cual los municipios interesados podrán presentar su proyecto para participar en el plan piloto que tendrá una duración de tres años. Se seleccionarán, a través de concurso público, un mínimo de cinco proyectos y un máximo de diez. Para la selección se tendrá en cuenta una distribución adecuada de recursos entre todas las islas, el máximo de inversión por proyecto y será requisito reservar un mínimo de la energía excedentaria del sistema compartido para destinarla a hogares vulnerables de la zona que inicialmente no participen en el proyecto. Posteriormente, además, se podrán realizar convocatorias de selección de viviendas de hogares vulnerables para poder disponer del excedente de energía de la comunidad en régimen de autoconsumo.

Los proyectos presentados por el sector privado serán subvencionados en un 80% de su coste, mientras que los presentados por el sector público o por hogares vulnerables se subvencionarán al 100%. El coste total de esta iniciativa será de 21 millones de euros.

Todo este sistema tendrá una gestión centralizada, en el cual se tendrán que enviar los datos de producción de cada una de las instalaciones que forman parte del plan piloto y se colocaran pantallas exteriores de comunicación a zonas representativas para informar de la producción de energía renovable de manera instantánea.

Con todo, este proyecto permitirá que hoteles, comercios y vecindarios co-produzcan la energía eléctrica que consuman. Pero también, durante los meses que estos edificios no consuman energía (hoteles en invierno o escuelas en verano), la electricidad producida se podrá consumir en el mismo núcleo, incluso por los que no tengan tejado solar.

Por otro lado, esta iniciativa comportará otras ventajas, como la modernización y diversificación de la economía con la entrada a sectores tecnológicos y económicos emergentes, potenciará la creación de nuevos lugares de trabajo cualificado y de proximidad, y la creación de modelos de negocio innovadores para el tejido empresarial existente en las Islas. La producción de energía a coste cero reducirá, además, el coste energético y mejorará la competitividad de las empresas de las zonas turísticas, al tiempo que dará respuesta a la pobreza energética. También permitirá la implantación de renovables en zonas urbanizadas, evitando su instalación en suelo rústico y acercando la producción al consumo.

Con esta iniciativa se crea una vía nueva para dar cumplimiento a la Ley de cambio climático y transición energética, implicando al sector turístico, gran consumidor de energía, en la reducción de la huella de consumo de carbono, y haciéndolo partícipe del cambio de modelo energético.