torna

Detall de la notícia

Imatge 3524402

Una exposición retrospectiva del fotógrafo mallorquín Toni Catany, nuevamente en Ciudad de México gracias al IRL y el Govern

El Centro Cultural de España en México, la Fundació Catalunya la Pedrera y la Fundació Toni Catany, con la colaboración del Institut Ramon Llull y su aportación por parte de la Conselleria de Cultura, Participación y Deportes con la reincorporación del Govern, presentan desde el pasado 10 de octubre hasta el 9 de diciembre una exposición de Toni Catany, uno de los máximos referentes en el mundo de la fotografía contemporánea, conocido por su particular sensibilidad y estética. Los comisarios de la muestra son Antoni Garau y AlainD’Hooghe.

La vida y la obra de Toni Catany se podría definir como una sucesión incesante de idas y vueltas -viajes por Latinoamérica, EE.UU., India y diferentes países del Mediterráneo-, entre el interior y el exterior, entre los proyectos y los recuerdos, entre los procesos fotográficos del pasado -como el calotip o las polaroids- y las tecnologías actuales -con el uso de la cámara digital-. Todos estos movimientos traen consigo una investigación constante de la belleza y la armonía, de hacer emerger el arte de la cotidianidad, de crear vínculos, construir puentes y de encontrarse a uno mismo.

La exposición 'Toni Catany. Cuando ir era vovler', que cuenta con unas 150 fotografías, pretende hacer una revisión de su trabajo con una mirada transversal que entrecruza cronologías y geografías, poniendo un énfasis especial en las fotografías realizadas en su última etapa, hasta el 2013. Una nueva mirada a partir de una aproximación diferente al corpus del trabajo de este artista, para conseguir una visión global de su obra.

Toni Catany (Llucmajor, Mallorca, 1942 - Barcelona, 2013).

Desde su primera exposición en 1965, Catany realiza más de un centenar de muestras individuales en todo el mundo. Durante toda su carrera tiene especial interés en ver reunida su obra en varios libros, con los que obtiene varios premios: Natures mortes (1987); La meva Mediterrània (1991); Somniar déus (1993); Obscura memòria (1994); Fotografies (1997); Venessia (2006); Visions del Tirant lo Blanc (2007) y Altars profans (2013) y, póstumamente, Toni Catany. Cerámicas de Miquel Barceló (2015).

En 2000 el Museo Nacional de Arte de Catalunña (MNAC) presenta una antología de su obra: Toni Catany, el artista en su paraíso. En 1991, el Ministerio de Cultura francés le nombra Chevalier de l'Ordre donis Arts et donis Lettres.

En 2001 la Generalitat de Cataluña le otorga el premio Nacional de Artes Plásticas y el Ministerio de Cultura del Estado espanyol el premio Nacional de Fotografía. En 2003 recibe el premio Ramon Llull de las Artes, que le otorga el Govern de les Illes Balears, y el 2015 es declarado Hijo Ilustre de la ciudad de Llucmajor.

En 2005 se inicia el proceso para la materialización del que, en los últimos años de su vida, será el gran proyecto del artista, su voluntad: la creación de la Fundació Toni Catany en Llucmajor. Mientras trabaja con sus colaboradores en la futura Fundación, sigue manifestándose como un creador incansable.