vuelve

Detalle de la noticia

Imatge 3393720

La Consejería de Salud lanza una campaña divulgativa para prevenir los golpes de calor

El año pasado se registraron 15 ingresos hospitalarios por golpe de calor, la cifra más elevada desde 2004. Por ello, la Dirección General de Salud Pública de la Conselleria de Salud ha puesto en marcha una campaña divulgativa para prevenir estas situaciones, que pueden resultar graves. La iniciativa incluye la distribución de 1.500 carteles, 16.000 trípticos y 2.000 imanes entre dispositivos asistenciales, consells insulars, ayuntamientos y otros servicios de bienestar social.

Cabe recordar que en 2004 Salud Pública implantó un sistema de vigilancia los meses de junio a septiembre con el objeto de contar con información permanente y actualizada de la situación para orientar de forma adecuada las estrategias preventivas de los efectos adversos asociados al calor. Entre otras, se monitoriza el número de casos de golpe de calor, cuyo promedio es de 2-3 anuales. No obstante, en verano de 2017 se notificaron 15 casos, la cifra más elevada de la serie.

Por ello, el Servicio de Prevención de la Enfermedad de la Dirección General de Salud Pública ha considerado preciso diseñar esta campaña, que recuerda que el golpe de calor es una situación que puede llegar a ser “grave”. Se da cuando la temperatura corporal llega a los 40 grados y el cuerpo no puede reducirla de forma eficaz, y normalmente es consecuencia de permanecer de manera prolongada en ambientes muy calurosos o de realizar una actividad física intensa cuando hace mucho calor.

Por eso, la campaña ofrece consejos para evitar el golpe de calor, sobre todo dirigidos a personas que se encuentran en situación de riesgo, como los bebés o las personas mayores. Las recomendaciones hacen referencia a hábitos dentro del hogar, como por ejemplo la alimentación y ventilación de los espacios, y también en la calle, como la práctica de deportes. Asimismo, da indicaciones para reconocer el golpe de calor y pautas de actuación en caso de que se produzca.

Acto seguido se presentan, de forma más detallada, algunos de los mensajes de la campaña:

¿Quién tiene mayor riesgo?

  • las personas mayores de 65 años (y más si viven solas y/o son dependientes)
  • los bebés y los niños y niñas pequeños
  • las personas con enfermedades crónicas (cardiovasculares, respiratorias, diabetes, obesidad…) y/o con determinadas medicaciones (antidepresivos, diuréticos, antihipertensivos…)
  • los trabajadores y las trabajadoras en ambientes calurosos
  • las personas que realizan ejercicio físico intenso en las horas de mayor calor

 

¿Cómo se reconoce?

  • temperatura muy elevada
  • piel enrojecida, caliente y seca
  • pulso acelerado y respiración rápida
  • calambres
  • dolores de cabeza, náuseas y/o vómitos, somnolencia y sed intensa
  • puede haber confusión, convulsiones y pérdida de conocimiento (que a veces es el primer síntoma en adultos mayores)

 

¿Cómo prevenirlo?

 

En casa:

  • Cierra las ventanas y baja las persianas o echa las cortinas cuando dé directamente el sol.
  • Ventila la casa a primera y última hora del día.
  • Procura estar en las habitaciones más frescas.
  • Dúchate una o dos veces al día, o humedece la piel con toallas húmedas.

 

En la calle:

  • Evita salir en las horas de mayor calor y más aún realizar actividades físicas intensas (deportes, etc.). Haz las compras, gestiones, visitas y ejercicio en las primeras y últimas horas del día.
  • Si tienes que salir, intenta ir por la sombra; ponte sombrero y ropa amplia de tejidos ligeros (algodón, lino…) y de colores claros. Y llévate una botella de agua.
  • No dejes nunca a nadie en un vehículo aparcado, ni siquiera con las ventanillas  abiertas. La temperatura dentro del mismo puede elevarse más de 6-7 °C en 10 minutos.

 

Bebida y comida:

  • Bebe líquidos en abundancia, aunque no tengas sed. La mejor bebida es el agua, a temperatura ambiente, no demasiado fría. Los zumos de fruta, la leche o sopas frías como el gazpacho nos ayudan a estar bien hidratados.
  • Evita las bebidas alcohólicas (el alcohol deshidrata porque facilita la eliminación de agua por la orina y aumenta la sudoración); no abuses de bebidas excitantes (como el café o el té) o con mucho azúcar.
  • Come más verduras y frutas, fraccionando las comidas a lo largo del día y en cantidades moderadas. Evita las comidas calientes, pesadas y copiosas.

 

Otras recomendaciones:

  • Si tomas determinados medicamentos (para la tensión, el corazón, la depresión…) sigue las instrucciones de tu médico y conserva el medicamento siguiendo las instrucciones del envase.
  • Procura que las personas mayores y los niños beban agua, sobre todo si están solos o enfermos.
  • Si te encuentras mal por el calor pide ayuda y llama al 061.

 

Si encuentras a alguien que esté mal por el calor, préstale ayuda:

  • Ponle en un lugar fresco y a la sombra.
  • Quítale el exceso de ropa, rocíale con agua fresca y abanícale.
  • Llama al 061.