torna

Detall de la notícia

Imatge 3367178

El Govern construirá 27 viviendas públicas en la calle Salvador Espriu de Palma

El Govern ha presentado los proyectos arquitectónicos de dos promociones de viviendas de 19 y 8 pisos cada una, que se construirán en la calle Salvador Espriu de Palma. Está previsto que las obras se puedan iniciar en diciembre de este año.
 
La presidenta de las Illes Balears, Francina Armengol, ha recordado que ayer se aprobó la primera Ley de Vivienda de la historia de las Islas, una ley "que prevé medidas muy valientes y muy comprometidas con la ciudadanía de estas islas, como la que implica que los grandes tenedores deban ceder obligatoriamente las viviendas que lleven dos años cerradas, precisamente para incrementar este parque de vivienda pública". La jefa del Ejecutivo ha añadido que "el Govern no ha esperado a la ley para llevar a cabo política de vivienda pública, sino que lleva tres años muy comprometido en esta línea de trabajo para sacar adelante una política que hace posible que este 2018 empecemos 511 viviendas en Balears, 135 de las cuales están en Palma".

Por su parte, el conseller de Territorio, Energía y Movilidad, Marc Pons, ha destacado el carácter sostenible y eficiente energéticamente que tendrán estos 27 viviendas. "Es un proyecto singular, que piensa mucho con la gente que va a vivir aquí, para que pueda asumir costes menores", ha indicado el conseller.
 
Estas dos promociones están incluidas en el Plan de Vivienda de las Illes Balears, que prevé la construcción de 135 viviendas sociales en Palma. Esto supondrá aumentar un 13% el parque actual de la ciudad, que actualmente cuenta con 1.038 viviendas públicas. Las otras promociones previstas en Palma son 5 viviendas en la calle Regal, que ya están en proceso de inicio de obras; 57 viviendas en la calle Cuba, que estarán destinadas prioritariamente a personas mayores; 41 viviendas en la barriada Nou Llevant, y otra promoción de 5 pisos en el centro histórico de la ciudad.
 
Al acto también han asistido el segundo teniente de alcalde de Palma, José Hila, y el arquitecto del Instituto Balear de la Vivienda (IBAVI) encargado del proyecto de la promoción de 8 pisos, Carlos Gabriel Oliver, quien ha explicado los detalles de los proyectos.
 
Una de las promociones constará de 19 viviendas, que también dispondrán de aparcamiento y trastero. De estos pisos, 17 son de 3 dormitorios (una de estas viviendas es adaptada), 1 de 4 dormitorios y otro de 2. El proyecto será de calificación energética A y reducción de CO2 con utilización de materiales constructivos locales. En cuanto a la promoción de 8 viviendas, contará con 7 pisos (uno de los cuales será adaptado) de 2 dormitorios y otro de un solo dormitorio. En este caso, se tratará de un edificio de referencia medioambiental. Será de clase energética A y NZEB (edificio de consumo de energía casi nulo). Además, durante la construcción se consumirá un 50% menos de CO2, se reducirán un 25% los residuos de obra y también se reducirá el consumo de agua de los futuros habitantes, gracias a sistemas como la captación de agua de lluvia para regar la vegetación.
 
Los dos edificios se levantarán en un solar que será cedido por el Ayuntamiento de Palma y se ofrecerán en régimen de alquiler. El presupuesto total es de unos 3,6 millones de euros, que corresponden a 2.727.504 euros para la promoción de 17 pisos y en 884.237 € para la promoción de 8 pisos.
 
 

Plan y Ley de Vivienda 
 
Esta promoción se ha presentado al día siguiente de la aprobación en el Parlament de la primera Ley de Vivienda de la historia de las Illes Balears. Esta norma se ha elaborado paralelamente a la ejecución del Plan de Vivienda, que prevé la construcción de 511 pisos de protección oficial, con una inversión de más de 50 millones de euros y, por tanto, un incremento del 30 % del parque actual de vivienda social, que es de unos 1.800 pisos en todas las Illes.
 
Tanto el Plan como la Ley incluyen otras medidas para aumentar el número de viviendas sociales. Por un lado, a través del Plan de Vivienda se ha iniciado un programa para rehabilitar viviendas privadas a cambio de que los propietarios las cedan temporalmente al Ibavi para alquilar o se han impulsado medidas fiscales para los propietarios destinados a favorecer el alquiler residencial; por otro, la Ley establece la cesión obligatoria de viviendas por parte de grandes tenedores que lleven más de dos años desocupadas, para destinarlas a alquiler social.
 
La Ley de Vivienda va más allá, ya que reconoce el derecho de los ciudadanos a la vivienda y establece mecanismos para hacerlo efectivo y dar así soluciones a la problemática de acceso a la vivienda. Entre las principales medidas que incluye la Ley, destacan la obligación de las administraciones de facilitar la vivienda a las personas en situación de especial vulnerabilidad, la creación de un servicio de acompañamiento en materia de vivienda, gratuito y universal para a todos los ciudadanos o el impulso de nuevas fórmulas para lograr precios más asequibles, como la cesión de suelo a cooperativas de ciudadanos para construir viviendas. Además, prohíbe el corte de suministros básicos a las personas en situación de pobreza energética, crea un registro de viviendas desocupadas y establece un régimen de sanciones, para ayudar a hacer efectivo el cumplimiento de la Ley.