Pla d'Eficiència Energètica

Calderas de condensación

Tecnologias eficientes > Climatización

castellano castellano català

Caldera de condensación de gas.
Fuente: ECOMAX

Descripción

Las calderas de condensación son sistemas similares a las calderas de gas tradicionales, con la diferencia que su configuración permite recuperar parcial o totalmente el calor asociado al vapor de agua contenido en los gases de combustión. La viabilidad termodinámica de este aprovechamiento viene condicionada por la temperatura de rocío del gas natural, que se encuentra por debajo de 55ºC (el mismo fenómeno que el rocío de las mañanas). Aunque este proceso podría realizarse con otros combustibles, como son los derivados del petróleo o el carbón, en la práctica no es posible, ya que estos contienen una gran cantidad de azufre que estropearía la instalación. El hecho de que el gas sea relativamente limpio provoca que pueda utilizarse en este tipo de sistemas.

La principal diferencia con respecto a las calderas convencionales en cuanto a configuración es que la caldera está adaptada a la precipitación del agua resultante de la condensación, por lo que puede disminuirse más la temperatura de salida de los gases residuales, mientras que en las calderas convencionales las temperaturas de salida se mantienen entre 150 y 200ºC, y lanzan una gran cantidad de energía al medio.

Las calderas de condensación que cumplen las exigencias del "Ángel Azul" aseguran un rendimiento del 101%, e impulsan a 75ºC y reanudan a 60ºC (incluso sin necesidad de condensar).

  • Si las instalaciones están equipadas con radiadores convencionales, la caldera funcionará casi siempre en condensación, exceptuando los días muy frios en que la temperatura del agua de retorno será demasiado elevada.
  • Si el circuito trabaja con sistemas de baja temperatura (suelo radiante por ejemplo), la caldera podrá trabajar en condensación todo el año.

Ventajas energéticas y ambientales

Esta tecnología presenta una serie de ventajas con respecto a los sistemas tradicionales, marcados por el incremento de eficiencia en el aprovechamiento del gas hasta niveles máximos del 111%, lo que implica:

  • Un ahorro en el consumo de energía primaria fósil, ya que el mayor rendimiento lleva asociada una disminución del consumo de gas. Una caldera de estas características puede representar un ahorro de hasta el 40% con respecto a las calderas convencionales.
  • Una reducción de las emisiones de CO2, ya que se consume menos gas.
  • Económicamente presentan una reducción de costes asociada a un menor consumo de combustible.
  • Las calderas de condensación representan actualmente el máximo exponente en aprovechamiento energético en procesos de combustión a escala doméstica y terciaria.

Aplicaciones

La tecnología de condensación es especialmente adecuada para aquellas necesidades de calor que se den a temperaturas bajas, unas condiciones de operación que se adaptan principalmente al sector doméstico y terciario:

  • Calderas de gas por el calentamiento del aire.
  • Sistemas de radiadores convencionales.
  • Sistemas de paredes/suelo/techo radiante.
  • Mejor apoyo posible a las instalaciones de energía solar.

El contenido de esta aplicación contiene información actualizada a julio de 2006
Más información en pie.caib.es  dgener.caib.es

Camí de Son Rapinya, nº12, Urbanització Son Moix Blanc, PALMA 07013
Teléfono: 971 784132 Fax: 971 177495 energia@caib.es

créditos
Documento XHTML 1.0 válido Documento CSS estandar Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI